5 características de líderes empresariales con Inteligencia Emocional

Đã đăng vào - Cập Nhật Lần Cuối vào

Los trabajadores que consideran que tienen malos jefes abandonan cuatro veces más sus empresas en comparación con los empleados que piensan que sus jefes son buenos. ¿Qué características marcan la diferencia y hacen que una persona sea tan valorada por los subordinados? inteligencia-emocional La inteligencia emocional puede definirse como la capacidad para percibir, regular y expresar las emociones. Como decía Aristóteles: "Cualquiera puede enfadarse, eso es fácil. Pero enfadarse con una persona en la medida adecuada, en el momento adecuado, por el motivo correcto y de la mejor manera no es fácil”. De la misma manera, para dirigir no sola hay que dar órdenes, supervisar los resultados, repartir el trabajo o coordinar equipos. Es importante saber cuál es el momento apropiado para introducir un cambio, cómo comunicar las decisiones importantes o cuándo incentivar a los empleados. Los líderes con inteligencia emocional muestran las siguientes características: 1. Empatía: son capaces de ponerse en la piel de las personas con las que trabajan, valorar su punto de vista y reconocer el esfuerzo. 2. Autorregulación: estos líderes son capaces de percibir sus emociones, regularlas y expresarlas de una manera adecuada. Esto es importante sobre todo en situaciones críticas o momentos de tensión, donde la falta de control emocional aumenta los problemas y dificulta solucionarlos. 3. Comunicación efectiva: los jefes con inteligencia emocional saben relacionarse con sus trabajadores. Hablar con los miembros de un equipo en su propio idioma, de manera sincera, directa y organizada es imprescindible para que las actividades diarias se realicen de manera fluida. Estos líderes lo saben y lo llevan a cabo. 4. Inspiración: las personas emocionalmente inteligentes no solo son capaces de guiar de una manera más adecuada por tener unas excelentes relaciones con el personal. Además, se convierten en figuras inspiradoras de los subordinados capaces de influir positivamente en su forma de trabajar. 5. Objetivos claros: Gracias a todo lo anterior, los objetivos de la empresa son conocidos por los empleados, las personas se encuentran implicadas en ellos y confían en la capacidad del líder para alcanzarlos juntos. Las empresas deben afrontar cambios grandes y rápidos, impulsar la innovación, manejar gran cantidad de información, establecer alianzas estratégicas, etc. Cada día surgen retos y desafíos que suponen una amenaza. Es necesario que los trabajadores tengan habilidad para afrontar emocionalmente estas situaciones, dando lo mejor de sí mismas y fomentando un clima laboral cooperativo. La mejor manera para potenciar estas características es conseguir líderes empresariales emocionalmente inteligentes. Imagen: qthomasbower / Redactora: Mónica Valverde

Bài Viết Tiếp Theo

Las habilidades de IT más difíciles de encontrar en el 2013