Employee Value Proposition: el pilar del Employer Branding

Đã đăng vào - Cập Nhật Lần Cuối vào

En las últimas décadas, la relación empleado-empresa no ha dejado de evolucionar. En el entorno actual, marcado por la globalización y las nuevas tecnologías, aumenta la necesidad de las empresas por gestionar su imagen de marca con el fin de contar con los mejores profesionales y retener a los que ya se encuentran vinculados en la empresa. Para estimular el compromiso, las empresas deben crear una estrategia de Employer Branding enmarcada en un buen ambiente de trabajo, formación, recompensas, un horario flexible, y además, deben conseguir que los empleados se sientan implicados con la empresa a todos los niveles.

Employee Value Proposition ¿qué es?

La Employee Value Proposition (Propuesta de valor al empleado) soporta el peso de una buena estrategia de Employer Branding. La EVP recoge lo que la organización ofrece a sus empleados, actuales y potenciales y está definida por aquellos atributos que representan el valor que aporta trabajar en la empresa. La EVP tiene su raíz en la misión, visión y valores en combinación con la cultura de la empresa, la identidad de sus trabajadores y otros elementos que la constituyen, como los procesos organizativos, la forma de trabajar o el modo de gestionar a los equipos. [Tweet "Employee Value Proposition es el valor que una empresas ofrece a sus empleados #EmployerBranding"] Esta propuesta debe representar la imagen de la empresa como empleadora, debe ser el  mensaje que se ha de transmitir a todos los grupos que mantienen relación con la empresa enfocándose en los empleados actuales y los futuros. Por ese motivo debe ser muy específica, dejando de lado las ideas confusas y poco definidas.

En el Employer Branding ¿Dónde encaja la Employee Value Proposition?

En este contexto, cuando hablamos de estrategias de Employer Branding ¿tienen claro las empresas donde encaja la Employee Value Proposition? para responder a esta interrogante, te traemos 8 características que debe tener una estrategia de Employer Branding y donde se ubica la Employee Value Proposition.

1. Define que tipo de profesional quieres atraer

El primer paso es concretar qué profesional quieres para tu empresa y qué perfil es el que necesitas. La estrategia final será diferente dependiendo que tipo de plantilla que quieres atraer: futuros empleados, actuales, estudiantes. Los empleados deberían ser el centro de la estrategia a nivel interno puesto que serán los mejores embajadores de la marca hacia el exterior.

2. Analiza la situación de tu empresa

Es necesario hacer un análisis de la empresa a nivel de marca, tanto a nivel interno como externo. Tener claro en que punto te encuentras y a donde quieres llegar. Una vez que se defina cuál es la situación de la imagen de la marca, se deben concretar los cambios o mejoras que quieres conseguir.

3. Define tus objetivos

El planteamiento de los objetivos a corto y largo plazo dependerá del punto anterior y de lo que se quiere lograr: atraer nuevos empleados, retener o motivar a los ya existentes, reforzar la imagen de la marca...

4. Definir la Employee Value Proposition

Aquí se define que te diferencia de las demás empresas: qué atributos la hacen única y cuál es el elemento de valor que hace que valga la pena trabajar en ella, y no en la competencia. La EVP debe reflejar lo que significa formar parte de la empresa, lo que ofrece la organización y qué factores producen la satisfacción de empleados y colaboradores.

5. Canales de comunicación

Una estrategia que no se difunda correctamente no tiene ningún propósito. Por ello, utilizar los canales que frecuente el público que se quiere atraer (Intranet, revistas, páginas webs, redes sociales) permitirá que el mensaje sea dirigido y llegue con más claridad.

6. Acciones internas

Además de comunicar la estrategia de Employer Branding utilizando los canales internos, también es importante involucrar activamente a los empleados para mejorar su motivación y retención para así convertirles en los mejores embajadores de la empresa. Algunas formas de hacerlo pueden ser: concursos internos, pruebas exclusivas de productos o invitaciones a eventos patrocinados por nuestra empresa.

7. Acciones externas

Tener a nuestros empleados contentos es el primer paso para que nos conozcan como buenos empleadores pero definir cómo hacer llegar el mensaje de la empresa hacia fuera también es muy importante. Esto será un gran indicativo de cuán efectivos pueden ser a la hora de transmitir una imagen de marca atractiva.

8. Monitorización y evolución

Como en cualquier otra estrategia, la analítica debe estar presente. Cuando tengas en marcha la estrategia de Employer Branding, es importante medir su impacto y evaluar las acciones continuamente para mejorar sus resultados. Banner-talentos-NTS Mucho del éxito de una estrategia de Employer Branding, está en los hombros de una buena Employee Value Proposition, claro está, no sólo debe ser real, valorada y diferenciada, sino que también debe existir el interés por conocer qué es lo que interesa a los profesionales que quieres atraer para ajustar la propuesta a sus necesidades. Esto te permitirá cumplir el objetivo de ser atractivo como empleador y retener el talento dentro de tu empresa.

Bài Viết Tiếp Theo

6 Aplicaciones útiles para la gestión de tareas